miércoles, 24 de noviembre de 2010

Una taza de té humeante

El té es una de esas bebidas que, aunque se toman todo el año, tras una ventana en un día frío de invierno, o delante de una chimenea, sabe muchísimo mejor.
Hay muchas combinaciones y muchos nombres que se puede dar a las infusiones de té, pero hay cuatro variedades puras que vamos a distinguir, todas provienen de la misma planta:

La planta de té se llama Camellia Sinensis y su aspecto es este:



En función de cuándo se recogen las hojas y qué se hace con ellas las variedades fundamentales son:

Té Blanco: se trata de brotes nuevos de la planta, aún no tienen clorofila, de hecho a veces incluso se tapan las hojas para que no les dé el sol. Se dejan marchitar hasta cierto grado y después se secan. La infusión es de un color claro.
Té Verde: las hojas de té aún no están oxidadas, se recogen verdes, se tuestan, se prensan, se enrollan, trituran y secan. La infusión tiene también un color bastante claro.
Té Negro: este es el más común, la típica bolsita de Hornimans que produce una infusión de un color entre rojo y marrón. Las hojas se enrollan y se dejan oxidar totalmente, después se secan y se trituran.
Té Rojo (Pu Erh): Aunque ahora puede encontrarse en muchos sitios este es un té raro, que durante muchos años sólo consumía la nobleza china. Al contrario que otros tés que se toman al poco tiempo de su recolección, éste se fermenta en barricas de roble por un mínimo de 2 años y a veces hasta por 60!! Tiene un sabor terroso muy diferente a otros tipos de tés. Es común que se venda en origen en ladrillos, tortas, bolas o pastillas compactas que de deshacen para tomar, pero en el circuito de venta al gran público ya lo encontramos desmenuzado. La infusión resultante tiene un color cobrizo intenso.

Torta de Pu Erh. Foto Jason Fasi (Wikimedia)


Sobre estas variedades de tés puros podemos encontrar una infinidad de combinaciones y mezclas, entre ellos, con frutas, flores, especias..., cada té tiene un momento, y cada uno unas propiedades. De esto podemos hablar otro día.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada